LAF, MEO y yo

Este texto es una respuesta a este post y a una cadena de mails que se ha dado entre varios personas que estudiamos en la Alianza Francesa (LAF) y que fuimos compañeros de nivel de Marco Antonio Enríquez (hoy Marco Enríquez Ominami). Cadena que se ha realizado desde hace algo así como 3 semanas.

La mayoría de las opiniones vertidas sobre Marco en esos mails (que no es de todos los compañeros) son que lo que dice sobre la LAF no es cierto, a lo que adhiero plenamente. Y que eso lo hace alguien poco confiable e indigno del voto, a lo que no adhiero. Quisiera explicar mis razones sobre eso, y por qué él sí se llevará mi voto.

LAF de los 80 y la discriminación

Vi a la Tati (compañera de nivel) en el programa "Las 4 caras de la Moneda" con Don Francisco y leí el post que mandó P. Adhiero a todo lo que dijo la Tati por la tele sobre su visión de LAF y a gran parte de lo que dice el post (no a todo).

Adhiero a lo que dijo una compañera sobre la buena reflexión y la pluma del post mencionado. Y tambien, como a otro compañero, me dio N lata que el texto citado fuera anónimo, pero se entiende, uno es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras, el anonimato puede ser un buen amigo... Yo ahora prefiero decir, con mi nombre y apellido.

Cuando leí el post aprendí cosas que no sabía sobre Marco como de dónde venía que le dijeran fleto. Ahora, hay cosas que dice el texto que yo nunca sentí, por ejemplo que LAF fuera un colegio burgués. Tampoco recuerdo haber sentido mucho la presencia de la falange pinochetista y menos la sentí déspota (aunque esto último no sé si lo menciona de esa manera el post señalado).

Con respecto a la política en el colegio, recuerdo que de chicos eso no se hablaba. Como en todas partes de Chile, ese tema entonces era vedado. El primer signo de destape político en el colegio, me acuerdo, fue cuando destituyeron a Federicci en la Universidad de Chile. Recuerdo a los secundarios saltando en la pelouse, yo no entendìa bien quién era esa persona, pero sí entendìí que era un logro contra Pinochet. Y salté, cerca de mis 11 años.

Ya a fines de los 80, cuando aparecieron los retornados en Chile y en el colegio, dejò de haber toque de queda y empezò el "Sì" y el "No", recuerdo las chapitas y las opiniones en el ROY de Vitacura. Y también recuerdo que la mayor parte de los alumnos, por lejos, éramos del "NO". Y en ese tiempo sí sentí que LAF era mucho más izquierdista, no izquierdoza...

Es decir, no recuerdo haber sido tratada de rota, de comunacha, de "demo" ni nada en forma despectiva. Recuerdo gente del , y recuerdo algunas conversaciones, pero no recuerdo haberle quitado el saludo o que alguien me lo quitara a mí por esa razón. Ni insultos, ni nada similar.

En LAF yo nunca vi a nadie discriminar a otra persona por su tendencia política, ni por religiòn, raza, procedencia, ni por donde vivía, claro que tampoco recuerdo nadie que viviera en Pudahuel o El Bosque o La Pintana... Pero sí recuerdo que habìa hijos de profesores, jardineros, embajadores, y que eso nunca fue un tema. Es una de las cosas que más me gustó de ese colegio, la aceptación de la diversidad total, desde siempre.

Eso no quita que sí sentí que hubo otras muchas discriminaciones y lo pasé bastante mal a veces. Como muchos seguramente. Y como Marco. Pero eran segregaciones de otro tipo, no sé si mejores o peores, pero no eran esas. Era ser malo para las matemáticas, no ser del grupo popular y algunas otras que no recuerdo. Pero, al menos yo, nunca sentí que fueran del tipo formal que ha señalado Marco. Y aunque hubiera sido, eso pasó hace casi 20 años.

Nosotros, los de entonces...

Hoy, escribo esto como respuesta a un texto realizado en un blog y a la conversación epistolar web (que podría haber sido web 2.0 con google wave, pero supongo que usaremos esa TIC para la fiesta de 20 años) dada porque la Tati quiso decir públicamente, en El Mercurio, que lo que decía Marco sobre LAF no era tal y quería saber si podía firmar en nombre de todos o varios.

La Tati hizo su pregunta y obtuvo su respuesta, fue mayormente "NO, no lo hagas". O sea, no lo hagas en nombre de todos. Ella entonces, a título personal, dijo su opinión en televisión. O sea, le dijo a Marco, a su compañero de curso que logró ser candidato a la presidencia de Chile sin partido a los 36 años, o sea, algo inédito e histórico, que era mentiroso porque su visión del colegio era errada según la experiencia de ella y le quiso decir que era inconsistente esa posición con el hecho de tener a su hija justamente ahí.

Se puede decir que la Tati es libre de hacer lo que quiera, sí. Yo creo que ella apareció en la tele como "contemporánea", es decir, representando a un colectivo que en verdad no representaba, tal como le contestamos muchos en los mails. Pero, independiente de eso, yo creo que la Tati no debió haber dicho eso, en el medio de comunicación más masivo que existe, en este momento.

¿Cuál era el fin de enrostrarle por televisión a Marco en este momento que su configuración del colegio no era tal a juicio de muchos compañeros? ¿No era mejor decírselo en privado para que, tal vez, lo hubiera considerado, o sea no como una acusación frente al país, sino como crítica constructiva? Quizá de esa manera la Tati hubiera podido mostrarle algo invisible para Marco, a alguien que ha logrado algo notable e histórico a la misma edad nuestra.

Ahora, reconozco que la molestia que sintió la Tati, y seguramente otros, se la ganó Marco habiendo proclamado públicamente que fue discriminado en LAF, que era un colegio pinochetista y homogéneo. Al respecto, creo que comunicacionalmente Marco lo hizo mal. No usó sistema Bachelet, que es el liderazgo inclusivo que la lleva y lo que hizo que Obama hoy sea pdte de USA.

Es decir, si Marco nos hubiera convocado, preguntado sobre nuestra visión de él en el colegio, y hoy, si nos hubiera considerado en definitiva, quizá otro gallo cantaría en los mails. Yo creo que en la era de las conversaciones colectivas (FB, twiiter, etc.) él podría haber usado a la generación LAF del 90, como interlocutores.

Habernos preguntado nuestra opinión, habernos hecho partícipes de su visión sobre nosotros a nosotros, no por la tele. Quizá nos hubiéramos sentido convocados, considerados, no sólo denostados. Pero no lo hizo, dio su verdad como LA verdad, y eso provocó que se echara encima a un grupo de contemporáneos que se sintieron, o nos sentimos, un poco criticados sin razón. Pero el tema es que nos sentimos aludidos de mala manera.

Yo creo que eso fue un error de su parte, pero, ¿eso justifica increparlo por la tele por la visión que tuvo a los 16 años de su paso por el colegio, cuando está postulando a la presidencia del país?...

Finalmente, siento, el asunto se trata de pertenencia. Nos sentimos pertenecientes a un colegio en un momento dado, y la idea que tenemos de eso no es la que Marco ha transmitido en los medios. Y entonces nos sentimos violentados en algo importante, la memoria y el prestigio.

Yo solidarizo con ese sentimiento, y me parece que hoy existe la posibilidad de construcción de una memoria colectiva, inclusiva de todas las verdades, dada la web, oportunidad que Marco claramente se farreó. ¿Se habrá enterado del ruido que provocó?

Hoy cuando pienso en eso, me arrepiento un poco de no haberle informado. Mediante mail, twitter, facebook o algo, me hubiera gustado que se enterara de los anticuerpos que estaba generando aquí y darle la palestra para que dijera, explicara o quizá se disculpara por tratarnos de fascistas sin serlo. No lo hice porque jamás pensé que una pregunta hecha por mail por una de nosotros iba a terminar en televisión.

Yo en lo personal no sé si Marco es parte de esta cadena de mails (creo que no), no sé si alguien del colegio sigue siendo amigo de él (supongo que no). Quizá sí se enteró y le dio lo mismo, no sé. Pero es posible porque ¿Cómo se enteró Don Francisco y no Marco?

En todo caso, como dije, el tema de fondo es la pertenencia. No nos sentimos pertenecientes a la figura que Marco ha dibujado de la LAF de entonces. A muchos nos molesta, y generó que la Tati saliera en la tele a enrostralo justo cuando él está haciendo historia, y ha convocado una cadena de mails. Y sí, tiene razón la molestia, pero, eso ¿es suficiente como para no ver el resto?

Marco por ti

Creo que es al revés. Si yo hago algo mal, espero que mis conocidos (entre a los que cuento a mis compañeros de curso), me lo digan para mejorar, pero ante el respetable, espero su apoyo. Lo han dicho muchas personas, que sus principales críticos son su familia, y amigos, pero en público, están ahí para aplaudir.

Es cierto que Marco no era amigo de la Tati, de hecho no la recordaba (obvio, estuvo sólo 2 años en la LAF, a los 16 y no en el cuso de la Tati). Yo tampoco era amiga de él, sí se acuerda de mí ( de mi cara supongo, no sé si de mi nombre), porque éramos del mismo curso (y me crucé con él un par de veces en los últimos 5 años, y nos saludamos y cruzamos un par de palabras). Pero sí lo conozco, sí he dicho que éramos compañeros.

Sí siento más cercanía con él que con los demás presidenciables con quienes yo nunca he hablado en persona, salvo con Frei, e igual me siento más cercana por edad, historia e ideas de Marco. Por eso debo haber sido la persona número 10 que adhirió a "Marco pdte en facebook" hace 2 años o algo así.

Nunca imaginé que él iba a llegar tan lejos, pero cuando ocurrió vi un "uno como yo” “uno de los nuestros" (porque me hizo click la pertenencia con la LAF, independiente de mi grado de amistad), está en una pelea importante, hay que apoyarlo, me dije. Como al cine chileno.

(Sobre el cine en nuestro país, yo no sé si me gustaba o no en el primer tpo, pero siempre fui a ver pelis chilenas, porque considero que es importante apoyar lo cercano. Y eso no anula que haya visto miles de veces las posibilidades de emigración a otros países, y que considere miles de pifias al nuestro.

De hecho, vi las pelis de Marco porque eran de él, no me gustaron mucho algunas, pero jamás lo hubiera dicho en público (medios). Porque ante los medios, prima que alguien que conozco hace películas y antes que hubiera tanta escuela de cine en Chile. Y con lo difícil que es… Ese hacer contra viento y marea para mí vale más que la calidad del producto final. Y gracias a ese apoyo al cine, de miles de personas como yo, hoy existe la posibilidad de un primer óscar...).

Ahora, obvio que el contenido hace la diferencia. Si Marco u otro dijera cosas con las que yo descomulgo totalmente, onda “hay que asesinar a todos los no sé cuánto” , o cosas extremas como esa, ok. Pero decir que Marco miente al país sólo porque da una visión propia de la LAF como si fuera LA verdad, es una exageración para mi gusto.

Yo creo que eso es un error comunicacional, no una mentira que signifique que falta a la verdad, indigno de ser presidente y que merezca ser acusado públicamente por compañeros de curso justo cuando está a punto de lograr algo absolutamente notable.

Para mí Marco es primero que todo una persona como nosotros, que logró convocar firmas de a uno, a pulso, para ser presidente. Y puede estar en la papeleta del cargo más importante de un país a los 36 años. Me parece que eso es algo además de inédito, ultra notable. Lo hizo solo, sin partido.

Es cierto que tenía cuna para eso, pero otros, que también son mencionados en el post, también la tenían. Ninguno de ellos está hoy de candidato ni cerca. Soy testigo de varias personas que finalmente se convencieron por twitter y se hicieron un tiempo y fueron a la notaría. Vi lo que generó. A 20 años de la concertación se yergue solo como una alternativa seria de izquierda ¿Nadie ve eso?

¿Porqué quedarse con la parte del puzzle de Marco a los 16...? Sería como en el colegio…

¿Nadie se acuerda de lo mal que uno lo pasaba cuando tenía buenas notas en castellano, o historia, o arte o gimnasia, pero no era nada ni nadie si además no tenía buenas notas en matemáticas? En biología y física era bueno, pero no era suficiente, matemáticas era el tema. Yo recuerdo haberme sentido imbécil mucho tpo por las malas notas (o sea, menos de 5,5) en math... Nunca imaginé que alguien imbécil como yo hubiera ganado 3 becas (incluida una de liderazgo en Japón), y que hoy trabaje en La CEPAL.

En ese tiempo yo no conocía el tema de las diversas inteligencias, para mí uno era tonto o no según las maths. Y yo debía asumir la realidad. Jamás podría estudiar arquitectura (cosa que hice 4 años, o entrar a la UC, cosa que también ocurrió, etc.). Lo que yo pensaba entonces, dentro de la LAF, al final, no era cierto. Yo vi eso, Marco no vio eso, se quedó con su visión de entonces.

Pero, el resto de nosotros, ¿se queda con que alguien es tonto porque no le va bien en maths? Yo creo que ya nadie.

¿Por qué quedarse entonces con que Marco tiene una visión poco coherente con la realidad de la LAF de fines de los 80 según los contemporáneos, en vez de considerar lo que ha hecho desde el 2000? ¿Qué crees que es más importante para tu voto, el hecho que diga que lo discriminaron por roto en la LAF, aunque no sea cierto para nosotros, o el hecho de haber logrado prácticamente solo y contra el oficialismo el ser una real alternativa de izquierda a la concertación?...

Creo que esas son las preguntas.

De hecho, estimo que hay que decir que si bien Arrate me ha parecido excelente luego de los debates, y con toda su trayectoria política y apoyo partidario, está muy lejos de la convocatoria lograda por Marco… Y eso no es menor ni trivial. Independiente de la cuna y los medios de Marco, él pudo hacerlo, y eso me parece notable y digno de aplauso.

Si a alguien no le gusta el planteamiento de Marco (yo leí su programa, está en la web) o por las razones que sea le cae mal el Marco político de hoy, bien, y que no vote por él por eso, no por la visión que Marco tiene de su estadía en el colegio, a los 16 años, donde estuvo dos años. Votar o no por Marco por esa razón me parece tan obtuso como creer que alguien que es malo para las maths en LAF es imbécil.

Yo veo de Marco que fue el primer diputado en auto anularse para ciertas cosas por conflictos de interés cuando estaba haciendo películas, el primero que puso en la pauta el tema homosexual y que hoy es obvio hasta para Piñera, el que tenga nuestra edad y esté queriendo hacer país. No es menor todo ello para mí.

Ninguno de nosotros lo está haciendo de esa manera (sin desmerecer, obviamente a gente como la Nicole Nehme que salió reconocida entre sus pares como la mejor abogada en cierta área, o a la Paulina Serra que salió la mejor de su promoción en la UC, o a Ferrando que sale en El Mercurio como profesores de la UAI, etc.). Pero candidato a la presidencia, con posibilidades aparentes, nadie más que Marco.

Su programa de gobierno me parece, más que bueno o malo, creíble y posible, serio y de valores subyacentes con los que adhiero. No quiero que los mismos se perpetúen en el gobierno, pese a haber sido concertacionista siempre. Y Arrate no tiene opción, es por todo eso que Marco tendrá mi voto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COSSBO, la mafia del agua en pleno centro de Santiago

Nacionalidad para nietos de españoles

Inglés y IELTS (becas Australia parte 1)....