Y la ética, ¿Dónde me la deja?


Y todos aplauden en el matinal del Canal 13. Hay emoción. Lo que pasa es que el dueño de una panadería ofrece, en pantalla, trabajo al pobre joven de 20 años aprox. que vive en el camión, con su mujer de 19 años… La pareja tiene una hija de meses que “por falta de medios” tiene en custodia el SENAME. Tremendo drama. Tremendo rating.

Y entonces, la guinda. La señora X le regala a la pobre pareja, una libreta para la vivienda con $100 mil pesos. También en pantalla. Más rating.

Esa gente, son personas que vieron el caso en la tele y se conmovieron. Se sintieron identificados con las penurias, y las faltas de oportunidades, todo lo que sabemos. E, inspirados en creer en la humanidad, quisieron dar una mano. Loable, obvio. Harto rating y todos felices. Bravo redondo.

El joven en el estudio habla emocionado, agradecido. Todos sentimos la solidaridad. Lindo. Música de pena y nos falta abrazarnos y cantar ¡Aleluya!.

De Miguelito a la TV

Y entonces hoy en clases revisando “qué es noticia” sale a colación este caso.

Y hablamos de porqué está en pauta, si es por “rareza” (porque no es “normal” vivir en esas condiciones), y/o por interés humando u otras causas. Debatiendo al respecto, aparece el tema de la ética periodística. Y ahí nos centramos.

Resulta que la guagua de meses de esta pareja está en el SENAME, según contaron. Nadie reparó en eso (mediáticamente hablando). Y El SENAME, ¡por algo tiene a la guagua!. O sea ¿No habría que preguntarles porqué?. El SENAME tiene informes de esta gente. Del padre, la madre, la situación de familia, etc.

Esos informes son confidenciales, por ley. No tengo idea de cuáles son las“calificaciones” de estas personas en esa entidad. Pero he trabajado en organismos públicos, y sé que los datos que hay son fidedignos (pueden ser insuficientes, pero son verdaderos). Y también sé que en un caso así, siempre pintan como a “los malos” a las entidades gubernamentales.

O sea, llega la señora X y dice “el servicio tanto no hace nada” y cuenta algo terrible. Y toda la audiencia dándole la razón, y etc. Pero ella N veces omite muchos datos que son relevantes para la causa… Y que si se dan, no son exhibidos con el mismo énfasis, ni menos con la cercanía temporal al hecho.

Entonces, nos surge la reflexión en torno a lo que dice Miguelito ¿Cómo se hace para saber si en “en verdad” el joven del camión es un buen tipo? O Si como dice Manolito ¿Sólo sabe parecerlo?

El tema es que un canal de televisión grande, o sea un medio ultra masivo y que tiene credibilidad (“salió en el 13” es una frase que socialmente tiene peso –se le da confianza-) además de contar una situación, de alguna manera promovió la ayuda al caso. O sea, llevó a Sebastián, el tipo del camión al estudio. Fueron a la panadería y hablaron con el dueño. Le dieron pantalla y tiempo a la señora de la libreta.

Y la ética, ¿Dónde me la deja?

Pero ¿Averiguaron cuáles eran los informes de estas personas (quizá por el hecho de ser canal 13 y dado el caso, pudieran tener acceso al menos a parte de la info. La que diera cuenta si, al menos eran “buenos o malos padres y porqué”) ? o ¿Cuántas veces han ido a ver a la niña (eso demás que se puede averiguar así en fácil)? ¿Por qué no viven con sus familias (buscar a esas familias y preguntarles)? Saber qué dicen las respectivas madres de sus hijo, ¿sería importante?

Entonces las preguntas de fondo son:

¿El canal, procuró averiguar esas cosas o no? Quizá resulta ser que son muy buenas personas y han tenido mala suerte. Pero puede ser que no lo sean. Que tengan antecedentes de diversas cosas (delitos, drogas, etc.).


¿El canal debió averiguar antes de promover la ayuda (no de dar cuenta del caso)? Si no lo hizo y había antecedentes importantes a considerar, ¿tendría responsabilidad en lo que pueda pasarle a esa pareja y/o a la gente que la ayudó?

Si lo hizo, y vio que habían cosas “turbias”, pero como eran confidenciales y/o decirlo anulaba comunicacionalmente el caso, prosiguió (se quedó callado con esa info), ¿Tendría responsabilidad en lo que pueda pasarle a esa pareja y/o a la gente que lo ayudó ?

Entonces aparecen las preguntas del millón de dólares:

¿En este caso, se aplicaría la Ética Periodística o no –porque el periodismo sólo informa y no toma decisiones? Y Si se aplica ¿Cómo?

Eso fue lo que debatimos hoy. La clase terminó sin conclusiones. ¿Alguien quiere opinar?

Imagen: De este muy buen web educativo de Colombia (diapo 5).

Escribir esto me tomó tiempo. ¿Me darías un poco del tuyo, para decirme qué te pareció este escrito?.

Comentarios

Juan Carlos Partidas ha dicho que…
Jajaja... que sabiduría la de Manolito... y yo que creía que era un tanto corto de inteligencia... craso error. :)

Mucho gusto, Katina... Mi nombre es Juan Carlos y me gustaría invitarte a visitar mi blog de humor gráfico. http://elrechiste.blogspot.com/
Ojalá puedas visitarlo y te guste.
Saludos.

Entradas populares de este blog

COSSBO, la mafia del agua en pleno centro de Santiago

Nacionalidad para nietos de españoles

IELTS, parte 2